Algunos clientes gestionan impresoras de producción con contadores detallados que dividen las impresiones según tamaño del papel y cobertura de impresión. Además imprimen con volúmenes tan altos que a veces necesitan de facturación semanal. Estos contadores especiales solo se pueden ver en papel in situ. Eso significa que enviar a un técnico o llamar al cliente muy a menudo, lo que significa un seguimiento costoso.

Leer más

Facebooktwitterlinkedin